Las enfermedades de origen parasitario pueden tener consecuencias devastadoras en el organismo por diferentes razones. Según la enfermedad de que se trate los efectos en el cuerpo serán más o menos acentuados. La filariasis es una enfermedad que transmiten tres tipos de parásitos diferentes presentes en mosquitos (especies de mosquitos como los Culex, los Anopheles y los Aedes).

filariasis

En las etapas iniciales de una contaminación de filaria (el parásito que causa la filariasis) puede no haber síntomas aparentes, lo que puede complicar en gran manera los diagnósticos prematuros de esta enfermedad. Cuando se manifiesta el cuadro lo hace con inflamaciones en distintas partes del cuerpo (sobre todo los ganglios linfáticos). También se presenta una fiebre variable, forunculitis, epidemitis y la aparición de obstrucciones (se producen interferencias en el flujo normal de la linfa por todo el cuerpo, lo que puede ocasionar diferentes hinchazones y hasta elefantiasis). El diagnóstico de la filariasis siempre se hace a través de análisis de sangre. Si bien antiguamente se creía que la extirpación de los ganglios linfáticos era la solución definitiva para los problemas que causa la filariasis, en las últimas décadas se descubrió que esta creencia estaba totalmente infundada (dado que el problema persiste).

Los tratamientos más comunes para eliminar la filariasis del organismo incluyen el uso de antihelmínticos administrados a intervalos variables (esto depende de la gravedad de la infección). Como en algunos casos de filariasis se producen cuadros asociados a la falta de hierro y la avitaminosis también se pueden indicar diferentes suplementos dietarios para suplir las carencias. En estos casos también se incorporará una modificación de la dieta para restituir el equilibrio de vitaminas y minerales en el organismo. En los pacientes que también presenten resultados positivos en testeos de ascaridiasis o uncinariasis se podrán administrar otros medicamentos adicionales (como mebendazol y pirantel).

1 comentario

  1. normaisabel

    4 febrero, 2014 a 2:51

    Me gustaria recibir mas informacion al respecto. Tenemos alguien en la familia que padece algo parecido, por lo menos lo sintomas lo son.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *