Existe un abanico muy amplio de enfermedades que los licenciados en medicina conocen bien puesto que dedican mucho tiempo y años de su vida al estudio y análisis del organismo humano y de las diferentes partes del cuerpo. Lo cierto es que uno de los síntomas habituales que producen algunas enfermedades es el dolor. El dolor es intrínseco a la naturaleza humana del mismo modo que el placer, su contrario, también se produce en diferentes ocasiones. Sin embargo, el dolor no siempre se produce de la misma forma ni en la misma parte del cuerpo puesto que estos rasgos dependen en parte del tipo de enfermedad que afecta al paciente.

fitxaimage

Por ejemplo, la litiasis biliar es una enfermedad que, tal vez, desconoces. ¿Sabes cuáles son sus síntomas? En este caso, los cálculos en la vesícula causan un dolor que es muy fuerte y tiene una intensidad notable, es decir, produce gran sensación de malestar en esa zona. Un malestar físico que de forma directa también causa intranquilidad anímica. Este dolor, se sitúa con más frecuencia en la parte derecha de la zona del abdomen.

Es decir, debajo de las costillas, en la parte de la espalda. Situar un dolor siempre es positivo puesto que puede ayudar a determinar la causa que lo produce. Pues bien, el dolor provocado por la enfermedad de la litiasis biliar es tan fuerte que puede llegar a tener una duración de cuatro horas. Pero además, de este dolor también puede causar otros síntomas molestos e incómodos, como por ejemplo, las nauseas o los vómitos. Es decir, las nauseas y los vómitos también roban el apetito del afectado.

Ante un dolor de este tipo siempre conviene que el enfermo acuda al médico para poder recuperarse cuanto antes y disfrutar de una excelente calidad de vida en lo inmediato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *