El término superación personal es muy utilizado hoy día gracias a la proliferación de libros de autoayuda y a la importancia que ha tomado la psicología en nuestro tiempo como ciencia de la mente humana y del comportamiento. La superación personal remite a la capacidad que tiene el hombre de crecer irrestrictamente mediante su fuerza de voluntad. Es decir, cada día tenemos una nueva oportunidad de vivir de forma diferente, de optar por nuevos caminos, de alejarnos del terreno conocido para explorar nuevos rincones del universo. Existen personas que siempre actúan de la misma forma. De este modo, se niegan el privilegio de poder adquirir nuevas herramientas emocionales a la hora de afrontar el presente.

El crecimiento implica vivir al cien por cien siempre en contacto con la verdad y con la novedad. De hecho, la superación personal remite al conocimiento que tiene una persona de sí misma. Para ello, es necesario dedicar un tiempo a la reflexión y a la meditación.

Una persona con fuerza de voluntad y gran capacidad de superación tiende a lograr todos sus objetivos. O al menos, siempre lucha por aquello que desea más allá del resultado final. Lo importante no es la meta sino el camino recorrido con ilusión y esperanza. Es mejor asumir la verdad una vez que has luchado por un objetivo antes que pasar el resto de tu vida pensando en qué hubiese pasado en caso de arriesgar.

La superación personal remite a la sabiduría de vida. Por tanto, para aprender a vivir también debemos tener en cuenta los consejos de los demás y sus experiencias. La comunicación y el fomento de la amistad y del amor facilitan la comprensión de otras historias que se comparten en el núcleo de la intimidad.

La superación personal muestra que la felicidad está dentro de ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *