Las células infectadas por virus sintetizan y secretan proteínas de pequeña masa molecular llamadas interferones. En seres humanos se han aislado varias clases de estas proteínas. Cuando un virus introduce su material genético en una célula, induce la producción de interferón. El ARN de doble hélice es un activador particularmente eficiente de la síntesis y secreción de interferones.

interferon

Los interferones liberados por la célula invadida se fijan a receptores en la membrana plasmática de otras células y accionan sistemas de señales hacia el interior que determinan la activación de genes y síntesis de proteínas inhibidoras de la replicación de virus. También estimulan la síntesis de un oligonucleótido activador de ribonucleasa.

Los interferones son más efectivos en prevenir la infección viral en las células no atacadas que en detenerla en las células ya invadidas. A su vez, los interferones otorgan protección amplia sobre virus, aun distintos del que indujo su producción. En este sentido, son inespecíficos, puesto que no atacan directamente al virus, sino aumentan la resistencia a infecciones virales en general.

Además de su efecto antiviral, el interferón posee otras actividades biológicas. En muchos casos inhibe la proliferación celular y estimula el sistema inmunitario. Estas acciones han despertado interés por su posible aplicación en el tratamiento de tumores.

Hasta hace no mucho tiempo, la utilización de interferón con fines terapéuticos estuvo muy limitada por la imposibilidad de obtenerlo en cantidades adecuadas. Actualmente las técnicas de ingeniería permiten su producción a escala industrial y su utilización con fines terapéuticos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *