La técnica de la electroestimulación viene empleándose en la rehabilitación desde hace mucho tiempo, aportando importantes beneficios en éste campo, sobre todo para resolver las patologías musculares más comunes como son: la prevención y el tratamiento de la atrofia muscular, la potenciación, las contracturas, el aumento de la fuerza para la estabilidad articular, la profilaxis de la trombosis, y la estimulación de los músculos paralizados, entre otros, y también para el tratamiento del dolor.

Que-es-y-para-que-sirve-la-electroestimulacion1

Un electroestimulador es un generador de corriente, que produce impulsos eléctricos con la energía suficiente para generar un potencial de acción en las células excitables: musculares o nerviosas (sensitivas con resultados analgésicos y eferentes con resultados excitomotrices), y así modificar su estado habitual, que es el reposo.

Los expertos afirman que se deben utilizar aparatos de baja frecuencia (de 1 a 120 impulsos por segundo) que asegure una contracción muscular potente, visible y fisiológica, exenta de sensaciones eléctricas desagradables y que no produzca irritaciones o quemaduras en la piel como pueden llegar a hacer algunos aparatos.

Las corrientes de baja frecuencia, a diferencia de las de media y alta frecuencia, presentan un número de contraindicaciones no excesivamente alto, por lo que es una técnica muy recomendable, si se siguen las indicaciones provenientes de un médico, fisioterapeuta, preparador físico, o en su defecto después de haber leído detenidamente las instrucciones que todo sistema debe tener, porque aunque estemos ante una técnica que no afecta a la presión arterial ni a la frecuencia cardíaca, hay algunas consideraciones que deben tenerse presente, y hay grupos a los que les estará contraindicado utilizarlo, como : personas con marcapasos, con tumores y metástasis, personas con trombosis, tromboflebitis y varices, diabéticas y epilépticas, no utilizar en personas con procesos hemorrágicos, en el abdomen en mujeres embarazadas y en niños menores de 10 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *