¿Eres de aquellas personas propensas a sangrar por la nariz? Si es así no te pierdas el artículo de hoy en el que te vamos a mostrar diferentes trucos y remedios para detener las hemorragias nasales.

epistaxis_cure-2

El primer consejo que te damos es el de no darle tanta importancia cuando ves tu sangre saliendo por los orificios. Es verdad que en público puede ser algo engorroso, pero no temas por tu salud. Lo más probable es que sea una tontería, y de hecho, prácticamente todos los sangrados pueden ser tratados desde casa.

Cuando notes que la hemorragia se ha iniciado, siéntate inclinándote un poco hacia delante, con el fin de expulsar la sangre fuera y evitar que puedas tragártela. Si así sucediera, podrían aparecer náuseas o vómitos.

Acto seguido, debes apretar con tus dedos la parte más blanda de la nariz, más o menos como lo harías para evitar que te entrara agua nadando, pero aplicando la presión ligeramente más hacia arriba. Esto lo debes hacer durante algunos minutos. Prueba en intervalos de 3 o 4 min. hasta que logres cesar el sangrado.

Si no es la primera vez que te pasan esas hemorragias, sería interesante incluir la corteza de roble en tu botiquín de emergencia, para que la próxima vez la puedas utilizar. ¿Cómo? Pues muy sencillo. Basta con que hiervas 10 g. de esta hierba por cada 100 ml de agua y embebas una gasa (o algodón en su defecto) que vas a introducir en los orificios nasales. Notarás como te ayuda a detener el sangrado.

Otra solución rápida consiste en aplicar un poco de hielo o bien algo frío en la parte superior de la nariz, sobre la frente y en la nuca.

Una vez detenida la hemorragia, no te muevas mucho y evita movimientos que puedan causar la reaparición de la hemorragia, como sonarte la nariz o movimientos bruscos del cuerpo.

Finalmente, si el sangrado aún persiste o bien se repite con excesiva frecuencia, déjate de remedios y acude a tu médico de confianza o a urgencias si se da el caso. Desde aquí no sabemos cual es la causa de tu hemorragia, de forma que lo mejor será que te visite un especialista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *