Raramente peligrosas pero siempre molestas, las alergias afectan a gran parte de la población. Si bien la cura depende del médico y de la clase de alergia que se posea, puede llegarse a conocerlas mejor y saberse cuáles son sus orígenes, lo cual puede ser el punto de partida para prevenirlas.

Las alergias son una reacción hipersensible a determinados agentes, que pueden ser atmosféricos, vegetales, animales, etc. Estas reacciones no son estables a lo largo del transcurso de toda la vida. Sino que aparecer y desaparecen, a veces sin que medie alguna explicación válida.

Los modos en que las distintas alergias se manifiestan son los estornudos, resfríados, ojos llorosos. Estos son síntomas de las alergias que comprometen el sistema respiratorio. Sus causas más comunes son los polvos que se encuentran en el hogar, en las frazadas y acolchados, almohadas, alfombras, cortinas, que contienen elementos como lino, algodón, lana, plumas, moho, escamas y pelos de humanos y animales. También los productos atmosféricos pueden causarla, especialmente aquellos que contienen contaminantes industriales y toda clase de polen.

Urticaria, ronchas de mayor o menor dimensión, inflamaciones cutáneas evidencian reacciones alérgicas por contacto con productos industriales, como el cromo y el cobalto; productos hogareños de limpieza, como los detergentes, lavandinas; los cosméticos y elementos agroindustriales, de los cuales entre los más usados y que causan más alergias se encuentran los pesticidas.

Es importante aclarar que las alergias no son contagiosas, sino que se trata de reacciones de hipersensibilidad del sistema autoinmune de cada individuo en particular.

Para saber a qué sustancias se es alérgico, se debe recurrir a un médico especialista, denominado alergólogo. El alergólogo realizará una indagación sobre el estilo de vida, el lugar de residencia, las costumbres usuales del paciente, que le permiten reducir los múltiples alergénicos a los básicos. Luego de ello, realizará una serie de pruebas cutáneas, aplicando diversos alergénicos, o bien indicará análisis específicos de sangre.

Respecto a la cura, las alergias pueden eliminarse eliminando a la causa o a través de algún tratamiento desensibilizante. Si, por ejemplo, la causa de las alergias son los gatos o algún otro animal, dejará de padecerse si se mantiene lejos de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *