La condición conocida como dedos de martillo consiste en una deformación que puede afectar a cualquier dedo del pie tomando un aspecto de garra. Las causas de este problema pueden ser de origen genético, aunque las más de las veces son una consecuencia directa del uso de zapatos muy pequeños, de la artritis o de algunas enfermedades neuromusculares. En algunos casos puede haber una combinación de dos o más de las causas mencionadas (casos particularmente dolorosos).

Encontramos dos tipos de dedos de martillo: los de tipo flexible y los rígidos. Los dedos de martillo flexibles se pueden estirar cuando el paciente los alisa de forma deliberada. Los rígidos, en cambio, toman este aspecto de forma permanente. Si bien los dedos de martillo son los más molestos y dolorosos para el paciente ambos tipos de dedos de martillo pueden ser mejorados siguiendo el tratamiento adecuado.

El tratamiento que se le da a los dedos de martillo variará de forma notable en función del origen de esta afección. En los casos de dedos de martillo flexibles lo más recomendable es usar zapatos adecuados (algunos especialistas también recetan inyecciones de esteroides). Si queremos corregir los dedos de martillo de tipo rígido, en cambio, puede que sea necesaria una intervención quirúrgica. También existe la posibilidad de practicar una cirugía ambulatoria en la que el paciente puede reanudar su vida normal (teniendo que usar solamente un zapato especial para el post-operatorio). Se trata de un tratamiento muy cómodo para el paciente y que, por lo general, no ocasiona ningún tipo de complicaciones. Es importante seguir de forma meticulosa todas las indicaciones para el post-operatorio dadas por el médico o cirujano, a fines de prevenir la futura reaparición de esta dolencia en otro dedo del pie.

1 comentario

  1. emtanares

    22 Abril, 2014 a 18:50

    Muy bueno el artículo, pero me gustaría saber que tipo de masajes , emplastos y bebidas ayudarían a mejorar los pies que disminuya la posición del dedo martillo. Este problema me viene afectando con el dedo del centro en el pie.

    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *