Seguro que en más de dos ocasiones has tocado donde no debías y has sufrido una pequeña quemadura en tu piel. En este artículo vamos a averiguar la forma correcta de reaccionar ante esos casos de poca importancia.

Primeramente, debemos identificar y valorar si la quemadura requiere tratamiento en servicios de Urgencias o no. Como es evidente, una pequeña quemadura de primer grado no reviste gravedad, pues sólo afecta a la primera capa de piel. Ahora bien, si observas dolor, ampollas considerables o profundidad en la herida, no dudes en visitar a tu médico de confianza.

Lo más normal es que nos quememos en la cocina o bien por la exposición excesiva al Sol. En caso de heridas superficiales podemos probar con algunos de estos simples remedios:

· El agua fría alivia mucho el dolor, pero evítala si hay rupturas en la piel. De lo contrario se verá inflamada y cabe la posibilidad de que queden marcas.

· Otro líquido que suele funcionar bien para aliviar las quemaduras es la leche común, que tenemos todos en nuestras neveras.

· Coloca un poco de yogur sobre el área afectada y deja reposar algunos minutos.

· Aplica un poco de miel sobre la herida y posteriormente cúbrela con un apósito.

· Otro remedio que te puede calmar el dolor es la aplicación directa de gel de Aloe Vera, que refrescará la zona quemada y cicatrizará la herida más rápidamente.

· Para evitar el marcado de la piel podemos aplicar una patata pelada.

· Si la quemadura es debida a los efectos del Sol, puedes cortar un poco de melón, pelarlo y aplicártelo directamente sobre la zona afectada durante algunos minutos.

Recuerda que antes de aplicar cualquiera de estas soluciones, es necesario lavar bien la piel quemada y secarla cuidadosamente para evitar infecciones y otras complicaciones.

Existen muchos remedios más, pero estos son los que hemos considerado más importantes y efectivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *