Las intervenciones quirúrgicas nos sirven para mejorar nuestra salud y potenciar nuestras posibilidades de vivir plenamente de nuevo. Por eso es necesario pensar en una intervención quirúrgica como algo bueno que va a tener consecuencias positivas.

Temor sí, pero controlado

Las investigaciones muestran que la gente que controla los pensamientos negativos en torno a la intervención y sus sentimientos de temor y excesiva preocupación, sufren menos estrés previo y también posterior.

 

Transformar la negatividad

  • Es importante aprender a transformar los pensamientos negativos en otros del tipo que te sugerimos a continuación. También puedes confeccionar tu propia lista de afirmaciones positivas que te ayuden a mantener un buen estado de ánimo.
  • Puedo afrontar esta situación sin problemas
  • Las incomodidades que puedan surgir serán transitorias y desaparecerán sin complicaciones.
  • Todas las personas que me rodean y yo mismo, estamos haciendo lo mejor y más adecuado para que la operación sea un éxito y la recuperación óptima.
  • Estaré mejor y más sano como consecuencia de esta intervención.
  • Tengo claros los procedimientos más adecuados para poder relajarme, distraerme y sentirme mejor durante este proceso.

 

Recuerda que…

  • Es normal tener cierto grado de temor ante una operación. Tampoco estás obligado a estar sonriente de forma continua.
  • Puede ayudarte hablar con los demás de tus preocupaciones, especialmente con otras personas que han sido operadas de lo mismo.
  • Canaliza tu miedo y ansiedad. Como parte de los preparativos de la operación, interésate por técnicas sencillas de relajación que puedan serte útiles.
  • Ciertos niveles de excitación y miedo puden prepararte para el estrés que supone la operación. Piensa que no todo el miedo es malo.

2 comentarios

  1. marisaroca

    10 Enero, 2014 a 21:12

    Gracias por las palabras tan alentadoras

  2. Amalia Chamorro

    13 Enero, 2014 a 10:23

    En mis dos intervenciones importantes,estuve tranquila y confiada.Casi no necesité analgésicos posteriormente y me levanté rápido y sin dificultades.Creo que la disposición anímica es fundamental……..lo demás,depende del equipo médico y de Dios.Suerte para quienes tengan que pasar por el block,que de por sí trae una cierta aprensión natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *