Hoy en día no es necesario soportar un dolor excesivo tras una intervención quirúrgica debido a que existen multitud de fármacos indicados para el alivio de esta sintomatología. En cualquier caso la ausencia total de dolor no es posible, ni tampoco recomendable, ya que no deja de ser un indicador importante en ciertas situaciones.

dolores

Aun así,  las siguientes recomendaciones pueden ayudarte a estar más cómodo.

  • Estar prevenido. Antes de la operación puedes pregutar y asegurarte del desarrollo de los acontecimientos. Si el postoperatorio será muy doloroso y cuánto suele durar.
  • Desarrollar un plan de prevención. En ocasiones es posible organizar un plan de control junto al médico y el personal de enfermería. También existe la analgesia controlada (ACP) que permite mediante un botón, que el paciente libere una pequeña dosis analgésica cada vez que siente dolor.
  • No esperar. No conviene esperar a que el dolor se agudice. Es mejor tratarlo al principio. Los dolores intensos son más difíciles de controlar una vez que se han presentado.
  • No escatimar la medicación. No temas volverte adicto. A corto plazo los narcóticos no causan adicción. Hay que tomarlos cuando se necesitan.
  • Procura establecer una medida. La mejor forma de medir el dolor es responder a la pregunta ¿En qué punto estaría tu dolor en una escala de 0 a 10?. Medir varias veces puede ayudar a valorar la evolución y aportar información al personal sanitario.
  • Aprende técnicas de relajación, control de la respiración, visualización, distracciones, etc… A veces es posible recurrir a masajes, calor o frío para reducir la ansiedad.
  • Si a pesar de la medicación el dolor no remite, debes comunicarlo sin temor.

1 comentario

  1. Jose Enrique

    6 Diciembre, 2014 a 3:07

    El Zinc es cicatrizante y por ende las heridas sanan mas rápidamente con lo que los episodios de dolor se acortarían .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *