Históricamente la menopausia fue vivida como un proceso negativo y traumático para las mujeres. Esto pudo deberse a la consideración de la mujer climatérica en desventaja emocional y corporal.
Actualmente, esta percepción del proceso climatérico ha cambiado hacia una visión más positiva, ubicando a la mujer en una etapa de la vida de plenitud y libertad.
La presteza con que cada mujer enfrente esta etapa de la vida será fundamental para transitarla de la mejor manera.

sofocos

Un 80% por ciento de las mujeres sufren durante el climaterio los “sofocos”. Estos síntomas se producen por una disminución en la producción del estrógeno. Estos cambios pueden ocasionar enrojecimiento y sudoración, pérdida del sueño y bruscas variaciones del estado de ánimo. 

La cimicífuga es una planta que crece en forma silvestre, originaria de América del Norte. Su mecanismo de acción aún ofrece algunas dudas; sin embargo, a través de varios estudios se pudo observar que los principios activos presentes en su rizoma poseen una función de reemplazo estrogénico, uniéndose a sus receptores y evitando los síntomas que se presentan por su deficiencia durante el transcurso del climaterio.
El lúpulo, el regaliz y la soja también participan de la terapia de reemplazo estrogénico ya que los principios activos presentes en estas plantas, conocidos como fitoestrógenos (esteroles e isoflavonas), poseen afinidad por los receptores de estrógeno.

Durante el tratamiento se recomienda evitar el café, el tabaco, el alcohol, y el exceso de sal (favorece la pérdida de calcio a través de la orina). Además, se recomienda aumentar el aporte de ácidos grasos Omega-3 y Omega-6.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *