Para mantenerse en el peso ideal, lo más importante es evitar los excesos. Para evitar engordar más de la cuenta, no es necesario saltarse algunas comidas. Sin embargo, es posible comer menos por la noche, puesto que las necesidades del organismo son bajas a esas horas del día. Imperativamente, se debe evitar el picoteo entre horas.

dieta-3

Si entre comida y comida sentimos hambre, la sensación puede ser controlada bebiendo un vaso de agua, una taza de té, o una taza de café, pero sin azúcar, claro. Estos productos calman el hambre sin aportar calorías innecesarias al organismo.

En todo caso, se debe limitar la ingesta de bebidas con gas, y especialmente si son azucaradas. Una vez más, conviene resaltar que no hay nada como el agua para calmar la sed. En cuanto al alcohol, mejor ni probarlo.

Con relación al vino, se puede beber un vaso al día. Y con relación a las diferentes categorías de alimentos, las frutas son buenas para la salud del organismo en general.

Sin embargo, no se deben comer más de dos piezas al día, puesto que suelen contener una gran cantidad de azúcar que podría generar en un aumento de peso no deseado.

Además de una correcta alimentación, se debe tener en cuenta la manera de cocinar la comida para evitar esos kilos de más, por muy sanos que estos sean. Para cocinar un plato, del tipo que sea, se debe eliminar toda materia grasa. Para preparar una carne, por ejemplo, es mejor decantarse por asarla o hacerla a la plancha.

Los pescados deben ser cocinados a la parrilla, o en papillote, o al horno, o al microondas. Una buena alimentación no constituye solamente un medio para evitar coger unos kilos de más. La práctica de algún tipo de deporte es más que conveniente.

Con un entrenamiento regular, desgastamos un mínimo de calorías, al tiempo que mantenemos la salud general del organismo. Es importante subrayar que no se trata aquí de lanzarse a la práctica de un deporte de altura. Caminar, montar en bicicleta, hacer jogging o nadar son buenos métodos para mantenerse en forma.

Lo esencial es practicar una actividad física de manera asidua. En función de las preferencias de cada uno, los entrenamientos pueden desarrollarse en un gimnasio, en casa o al aire libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *