Las personas que son dueñas de un coche y una televisión son más propensas a encontrarse en mayor riesgo de un ataque cardíaco, según se halla en un nuevo estudio. Por el otro lado, las personas que son físicamente activas durante el trabajo y el tiempo de ocio tienen un riesgo significativamente menor de sufrir un ataque cardíaco.

viendo-la-tele

Hasta el momento, pocos estudios habían observado los diferentes aspectos de la actividad física tanto en el trabajo como durante el tiempo libre en relación al riesgo de ataques cardíacos.

Mucho se conoce ya sobre la asociación entre la actividad física y el riesgo cardiovascular, pero lo que este estudio adhiere, entre otras muchas cosas, es una perspectiva global. El estudio demuestra que la actividad física de leve a moderada durante el trabajo, y cualquier nivel de actividad física en el tiempo libre reduce el riesgo de ataques cardíacos, independientemente de otro factor riesgo tradicional en hombres y mujeres de todas las edades, en la mayor cantidad de regiones del mundo y en países con niveles económicos bajos, medios o altos.

Interesantemente, la actividad física laboral pesada no demostró proteger contra los ataques cardíacos.

La información analizada reveló que las personas que realizaban actividad física de leve a moderada en el trabajo tenían un 22 por ciento y un 11 por ciento menos de riesgo de sufrir un ataque cardíaco, respectivamente, que aquellos que no hacían prácticamente nada de actividad en el trabajo.

Por otro lado, las estadísticas mostraron que las personas que tenían tanto un auto como una televisión tenían un 27 por ciento más de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco que aquellos que no los tenían.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *