Las picaduras de insectos suelen ser bastante dolorosas y molestas. Además, en ciertos casos existe el riesgo de desarrollar alguna enfermedad como consecuencia de esa mordedura. Para evitar inconvenientes es necesario tomar medidas rápidas contra las picaduras de insectos, sin esperar ni siquiera 10 minutos.

En casos de ciertas picaduras de insectos, como las picaduras de abejas, lo primero que tenemos que hacer es remover el aguijón clavado en la piel. Como este aguijón está lleno de veneno es necesario extraerlo con mucho cuidado para que no se quiebre y derrame su contenido sobre la piel y la sangre de la persona picada. Podemos utilizar una pincilla de depilar o un material plástico rígido (como una tarjeta de crédito) para quitarlo de forma limpia y sin dejar ningún tipo de secuelas sobre la piel.

Si queremos aliviar el dolor después de haber sufrido una picadura de avispa se recomienda frotar un ajo cortado por la mitad o un poco de cebolla sobre la zona afectada. Otra opción disponible en este tipo de casos es la de recurrir a los lavajes con vinagre (si se trata de una picadura de abeja se recomienda utilizar bicarbonato de sodio).

La aplicación de papaya sobre todo tipo de picaduras de insectos también es muy beneficiosa para el organismo (esta fruta posee numerosas enzimas que bloquean la acción de los venenos de insectos). También se pueden aplicar aceites esenciales sobre la zona afectada. Los más utilizados en caso de picaduras de insectos son los aceites de lavanda, eucalipto, menta, clavo de olor y de té. Después de haber sufrido una picadura de agua viva, por otra parte, lo más recomendable es lavar la zona con agua salada (jamás utilizar agua dulce). También se puede aplicar vinagre o alcohol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *