Existen varios factores que pueden provocar fragilidad en nuestras uñas, como pueden ser el uso frecuente de detergentes alcalinos, disolventes, continuos baños (tanto en mar como en piscina) o esmaltes abrasivos, sólo por citar unos ejemplos.

unas

Antes de empezar con las recomendaciones, conviene saber diagnosticar si padecemos o no de uñas frágiles. Si observamos cambios en el color de las uñas, tendencia a quebrarse, surcos, grietas o manchas, es bastante probable que padezcamos esa fragilidad.

Uno de los remedios más naturales que vamos a encontrar lo hallamos en las propiedades de la cebolla, con la cual puedes fregar tus uñas durante unos cinco minutos, de forma constante y esperando media hora para lavarte las manos. Pronto verás como tus uñas se vuelven más fuertes y sanas.

Otro alimento que nos van a ayudar no sólo en el fortalecimiento de las uñas, sino también del cabello, son las algas espirulinas. Este tipo de planta acuática la puedes encontrar en herbolarios y parafarmacias a modo de de cápsulas o comprimidos, y por su riqueza en proteínas, hierro y vitamina B tonificará tus uñas y dará más brillo a tu cabello.

Si eres de los que tiene problemas con la velocidad de crecimiento de las uñas (lo ideal sería medio milímetro por semana) prueba un poco de germen de trigo, excelente alimento que puedes mezclar con leche o yogur, y que nos va a prevenir contra la aparición de estrías en las uñas y equilibrará su correcto crecimiento.

También se puede dar el caso que las uñas además de debilitadas o quebradizas, adquieran el típico color amarillo. Par blanquearlas, nada mejor que sumergirlas en zumo de limón o de piña, para devolverles su color natural. De la misma manera, también puedes probar tomando infusiones de alcachofa o cúrcuma para eliminar el antiestético color amarillento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *