Cuando se habla de reuma, generalmente se asocia el término de inmediato con los abuelos, con la dificultad para caminar y con el dolor intenso en las articulaciones. Si bien no es una enfermedad exclusiva de la vejez, lo anterior tiene mucho de cierto.

reuma_tismo

Genéricamente se denomina como reumatismo a todas las enfermedades que se producen a nivel articular, cuando en realidad, existen más de 200 formas diferentes de afecciones reumáticas. Las más comunes son la artrosis, artritis reumatoidea, cristálica (más conocida como gota y su origen está dado por la existencia en las articulaciones de pequeños cristales de ácido úrico), artritis séptica (como consecuencia de una infección), artritis reactiva (fiebre reumática, producida por la reacción del organismo ante la presencia de un virus) y artritis traumática, que es la que se da como secuela de un golpe. Las que suelen sufrir las mujeres con mayor frecuencia son la artrosis y la artritis reumatoidea, mientras que la gota es una dolencia casi exclusivamente masculina.

En el caso de la artrosis, el daño no es el producto de l inflamación sino que se da por efecto del desgaste de la articulación debido a su paulatino envejecimiento. Normalmente comienza a partir de los 40 o 50 años y se ve en forma más pronunciada en las mujeres a partir de la menopausia.

Los síntomas más característicos son el dolor y la rigidez matinal.

A veces, al comenzar una actividad física, también se percibe la aparición de ciertas deformaciones en las manos llamadas deformaciones nodulares, que son más que nada estéticas ya que el paciente rara vez pierde sus capacidades funcionales.

Es una enfermedad impredecible, ya que en algunos casos llega a detenerse espontáneamente.

Si bien es cierto que todavía no existen drogas capaces de frenar el desgaste del cartílago o de prolongar su vitalidad, sí se puede decir que hay varias alternativas para aliviar su sintomatología. Los medicamentos tienen como función básica la de calmar el dolor y permitirle al paciente continuar con su vida normal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *