Un equipo de científicos de la Universidad de Harvard ha desarrollado un tratamiento capaz de convertir  ratas viejas y débiles en animales saludables a través del rejuvenecimiento de sus cuerpos, un proceso logrado mediante la modificación genética de sus cuerpos. El objetivo final de este grupo de investigadores es revertir el proceso de envejecimiento de los seres humanos.

anti-envejecimiento

Tras el estudio, el cual fue publicado en la revista Nature, el equipo dirigido por el investigador Ronald dePinho reveló que poco se sabe sobre el proceso de envejecimiento, pero que sabe que es causado por muchos factores.

El grupo de Harvard se centró en la reducción de los telómeros. La mayoría de las células de nuestro cuerpo contiene 23 cromosomas. Al final de estos cromosomas se encuentra una capa de protección, el telómero. Cada vez que una célula se divide, el telómero se reduce hasta que deja de funcionar y la célula muere uno o queda en un estado de suspensión conocido como senescencia. Este proceso está relacionado con gran parte del desgaste asociado con el envejecimiento.

Para evitar el encogimiento de los telómeros, el equipo de Ronald dePinho creó un grupo de ratones modificados genéticamente que carecen de la enzima telomerasa, con lo que se evita que los telómetros disminuyan de tamaño.

La activación de la telomerasa no puede realizarse directamente en los seres humanos, ya que cuando llegamos a la edad adulta esta enzima se encuentra “apagada”, a fin de evitar el aumento desmedido del tamaño de las células y que se vuelvan cancerígenas.

Por lo tanto, al aumentar los niveles de telomerasa en células humanas podría detenerse el envejecimiento de los adultos, pero también aumentaría el riesgo del desarrollo de cáncer.

Sin dudas se trata de un gran avance médico, aunque aún resta un largo camino por recorrer para lograr el objetivo de frenar el envejecimiento de los seres humanos.

1 comentario

  1. exxu

    6 abril, 2014 a 3:33

    Ya se ha demostrado que al activar la telomerasa se inhibe el crecimiento de células cancerigenas e incluso se regenera el tejido neuronal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *