Millones de personas sufren de problemas cardiacos en el mundo ya que es una de las enfermedades más comunes. Uno de los riesgos más desconocidos para las personas cardiacas es el calor del verano.

El intenso calor puede producir efectos negativos en personas con problemas cardiacos como arritmias, insuficiencia cardiaca, entre otros.

La persona cardiaca al exponerse a un ambiente muy caluroso puede generar un golpe de calor, tener un exceso de sudoración, suba aun más la temperatura y que esto altere el funcionamiento del corazón.

calor

En los casos más severos el calor puede producir ataques cardiacos y la muerte de la persona.

Los pacientes cardiacos deben cuidarse del calor del verano para poder mantener controlada su enfermedad cardiaca.

Es importante no hacer ejercicios bajo el sol, esfuerzos físicos o pasar tiempo expuesto al calor si se tienen problemas cardiacos.

En especial deben tener cuidado las personas mayores de 60 años con alguna afección cardiaca ya que son los que más riesgos tienen de sufrir complicaciones en su salud.

Las personas cardiacas pueden disfrutar del verano pero no deben estar en ambientes demasiados calurosos por largo tiempo. Deben hidratarse bebiendo agua para poder mantener su salud correctamente.

El corazón cuando está enfermo se ve afectada por mucho calor o mucho frio por lo que hay que evitar estar en estos tipos de ambientes.

Además es importante que las personas cardiacas tomen su medicación en tiempo y forma a pesar de estar de vacaciones ya que es vital para evitar empeorar la salud cardiaca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *