La arritmia cardiaca es una alteración de la frecuencia cardíaca o ritmo normal del corazón, que habitualmente late entre 60 y 100 veces por minuto. Puede producirse latidos por debajo de lo normal, lo que se conoce como bradicardia, o por encima de lo habitual conociéndose este problema como taquicardia.

electrocardio

El corazón tiene un sistema eléctrico que garantiza que se contraiga o comprima de manera ordenada.

Las arritmias son causadas por problemas con el sistema de conducción eléctrica del corazón. Otras áreas del sistema eléctrico también pueden enviar señales. Otras veces, las señales eléctricas no se pueden movilizar fácilmente o no se pueden movilizar en lo absoluto.

Hay diferentes lugares del sistema de conducción eléctrica del corazón que pueden resultar afectados generando cualquiera de las tres alternativas siguientes: bradicardia, taquicardia o latidos irregulares.

Los diferentes problemas en el sistema eléctrico son: fibrilación o aleteo auricular, taquicardia por reentrada en el nódulo auriculoventricular, bloqueo cardíaco o auriculoventricular, taquicardia auricular multifocal, taquicardia supraventricular paroxística, síndrome del seno enfermo, fibrilación ventricular, taquicardia ventricular y síndrome de Wolff-Parkinson-White.

Las arritmias pueden ser generadas por: sustancias o fármacos, como: anfetaminas, cafeína, cocaína, betabloqueadores, psicotrópicos o simpaticomiméticos.

El síntoma más común denominado palpitaciones, puede ser esporádicas, frecuentes o continúas. Algunas arritmias no causan síntomas.

Entre sus manifestaciones se encuentran: dolor torácico, desmayos, latidos cardíacos rápidos o lentos (palpitaciones), mareo, vértigo, palidez, dificultad para respirar, latidos intermitentes y sudoración.

El diagnostico se realiza con examen físico, monitoreo cardíaco ambulatorio con un monitoreo Holter  (empleado por 24 horas), un monitor de eventos o un registrador implantable, angiografía coronaria, ECG, ecocardiografía y estudio electrofisiológico.

El tratamiento puede abarcar: terapia de shock eléctrico (desfibrilación o cardioversión), implantación de un marcapasos para interrumpir la arritmia y/o medicamentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *