Las mujeres mensualmente y debido a su ciclo menstrual, en un periodo que van desde la pubertad hasta la menopausia, tiene hemorragias debido al desprendimiento de capas del útero que se descaman y se regeneran mes a mes. Normalmente este ciclo se produce cada 28 días, pero puede haber mujeres que los tienen antes de los 28 o después, no resultando patológico, sino que recibe el nombre de irregular.

Sangrados-femeninos-anormales

Lo que si resulta patológico son los sangrados abundantes y de causas no vinculadas a la menstruación.

De 6 a 7 de cada diez mujeres presentan sangrados uterinos anormales en algún momento de su vida. Estos generalmente son causados por pólipos, quistes o fibromas entre otras posibles causas.

Lo que comúnmente ocurre es que las mujeres confunden estos sangrados con la menstruación. Por eso se recomiendan chequeos periódicos para detectar cualquier problema.

Los sangrados anormales pueden ocurrir en cualquier etapa de la vida. A veces, pueden ser la señal de un problema maligno o una enfermedad de base.

El sangrado en la embarazada podría ser indicativo de una amenaza de aborto o un aborto en curso si se da en los primeros meses, o un problema de desprendimiento parcial de placenta en el embarazo avanzado. A su vez un sangrado excesivo produce en la mujer anemia.

Con la histeroscopia, que sería la introducción al útero de pequeñas cámaras e instrumental quirúrgico, a través de la vagina, se pueden extirpar los pólipos, quistes o fibromas, para tratar el sangrado y para hacerle una biopsia al material extraído, la que dará el diagnóstico definitivo y acá se podrá dar solución  final según sea la gravedad del material retirado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *