En el año 2010, ha descendido por primera vez en España el número de donaciones. Santiago de Compostela ha organizado una Marcha Solidaria de cinco kilómetros a favor del trasplante hepático con el propósito de sensibilizar a los ciudadanos gallegos sobre la importancia de la donación de órganos.

cp58f04422892_492427

El 2010 dejó una nota negativa puesto que por primera vez el número de donaciones ha descendido. Por ello y porque hay 1.400 personas trasplantadas de hígado en Galicia, la comunidad ha organizado esta marcha abierta a todos los ciudadanos y a la que acudirán también cirujanos de trasplante hepático, familiares y amigos para demostrar que gracias a las donaciones, se puede disfrutar nuevamente de las actividades cotidianas de la vida.

Para Abelardo Sánchez, presidente de la Asociación Gallega de Trasplantes Airiños –organizadora de la concentración-“la Marcha sirve para visibilizar el beneficio que supone la donación y para que la sociedad comprenda además que a cualquier persona le puede suceder  en cualquier momento. Y que cuando llega, no lo esperas, pero te aparece una enfermedad que te lleva a necesitar el trasplante… entonces, si hay alguien que al donar su órgano  te da la vida, vuelves a tener otra oportunidad”.

No obstante, en el 2010 se registró por primera vez en nuestro país un descenso en el número de donaciones registradas en España. Carlos Sanz, presidente de la Federación Nacional de Enfermos y Trasplantados Hepáticos, “si en 2009 hubo 1099 trasplantes hepáticos y en 2010 se registraron 971, significa que se realizaron 128 trasplantes menos el año pasado, quedando la lista de espera en 6.000 personas. Y en esta situación influye el aumento registrado de las negativas familiares, que han pasado del 16% al 18%”. Este descenso se debe, entre otros motivos, a la disminución del número de muertes por accidentes de tráfico, y también el número de muertes cerebrales en personas mayores debido a una mayor concienciación en el cuidado de la salud, y por otro, se ha producido un discreto incremento de la negativa a donar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *