Un nuevo y gran estudio es el primero en mostrar una relación directa entre un alto índice de masa corporal y el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, según dicen investigadores británicos y daneses.

obesidadenfermedadcardiaca

El índice de masa corporal (IMC) es una medida basada en la altura y el peso. Las personas con un IMC de 18,5 a 24,9 tienen un peso normal, mientras que aquellos con un IMC de 30 o más son obesos.

Para el estudio, los investigadores analizaron datos de más de 75.000 personas en Copenhague, y encontraron que aquellos con un IMC alto tenían un 26 por ciento más de riesgo de desarrollar enfermedades del corazón. Un análisis más detallado utilizando datos genéticos y otros mostraron que un aumento de 4 puntos en el IMC aumenta el riesgo de enfermedades del corazón por no menos de un 52 por ciento.

Al hacer los estudios epidemiológicos combinados con el análisis genético, los investigadores han sido capaces de demostrar en un grupo de cerca de 76.000 personas que un IMC alto es suficiente por sí solo para causar daño al corazón.
Los estudios observacionales también han sugerido una relación entre la enfermedad cardíaca y la obesidad, pero eso no es suficiente para demostrar una correlación directa. Las personas obesas pueden compartir las características o rasgos de estilo de vida que influyen tanto en el corazón y el peso. O puede haber una causalidad inversa, es decir, que es el corazón enfermo que causa la obesidad y no al revés.

La investigación muestra que un cambio hacia un estilo de vida que promueva un menor índice de masa corporal – incluso si no hace nada más reduce las probabilidades de desarrollar enfermedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *