Son muchas las personas que en algún momento han sentido palpitaciones. La mayoría de las veces suelen ser benignas. Pero, en ciertos casos, mejor es consultarlo con un médico.

300_0_por-medico-fonendo

Las palpitaciones son benignas

Por lo general, nuestro corazón late sin que nos demos cuenta. Este músculo realiza su trabajo, y nos permite que nos ocupemos de otras cosas, sin estar pendientes de él. Pero, de vez en cuando, podemos sentir la impresión de que recibimos un golpe en el pecho, a través de un latido cardíaco más intenso, o al contrario, una pausa, como si el corazón se saltara alguno de sus latidos. También podemos sentir que el corazón empieza a latirnos más deprisa.

Esto suele ocurrir cuando hacemos un esfuerzo importante, o cuando recibimos una emoción fuerte. De manera general, el estrés, el café, y el exceso de tabaco o de alcohol favorecen las palpitaciones. Cuando estas son ocasionales, no vienen acompañadas de otros síntomas, son benignas en la mayoría de los casos.

Los síntomas de las palpitaciones

Cuando las palpitaciones suelen ser frecuentes, cuando el corazón se mantiene en un ritmo elevado, o el ritmo se hace irregular, lo mejor es consultarlo inmediatamente con el médico o el cardiólogo.

Un especialista podrá determinar cuál es la causa de esa irregularidad a nivel del corazón, gracias a un electrocardiograma, o proponiéndoos que registréis vuestro ritmo cardíaco a lo largo de todo un día con la ayuda de un holter.

Los factores de riesgo que favorecen las irregularidades cardíacas son:

. desarreglos a nivel del tiroides,

. hipertensión arterial,

. obesidad,

. diabetes,

. tabaco,

. apneas de sueño,

. ciertos medicamentos,

. una enfermedad cardíaca subyacente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *