“Este tiene veneno en la sangre”, se dice comúnmente cuando hacemos referencias a las personas que tienen como característica personal la hostilidad, ser poco francas o antipáticas. Esta frase si se quiere decir, hecha, tomada de la sabiduría cultural popular podría haber encontrado a su justificación científica, ya que un estudio reciente acaba de demostrar que nuestros vasos sanguíneos se ven afectados por el mal carácter y que las personas más positivas tienen mejor salud sanguínea que las que no lo son.

enfadado

La revista ‘Hypertension’ que está a cargo de la Asociación Americana del Corazón ha publicado esta noticia que ha dejado a más de uno boquiabierto, fue producto de un seguimiento de 5.614 personas en la ciudad de Cerdeña, Italia. Entre diferentes exámenes y pruebas en el inicio de esta investigación se pusieron a prueba a varios individuos a un cuestionario psicológicos para de alguna manera obtener los rasgos importantes de cada personalidad.

Luego de saber la personalidad de cada individuo se pasó a la segunda etapa que consistía en evaluar los tejidos sanguíneos a través de ultrasonidos. Se comprobó el grosor de la capa del tejido de que cubre las arterias más importantes.

Luego tres años después se repitieron estos exámenes y los resultados pusieron de manifiesto lo que en realidad provocan los caracteres hostiles y más especialmente aquellos que demostraban rasgos manipuladores y agresivos. Estos presentaron un mayor espesor en la pared de sus arterias lo que hizo pensar a los científicos que la personalidad de la persona cambiaría el estado de su sistema circulatorio.

Los que tenían peor carácter tenían un 40% más de probabilidades de que el grosos de los tejidos de sus vasos creciera significativamente en esos tres años entre estudios y estudio. Así que ha tenerlo en cuenta, la personalidad afecta nuestro sistema de circulación y por qué no, nuestra salud en general, procurar ser más positivo.

1 comentario

  1. Dolores Alcaide Rueda

    25 Enero, 2014 a 12:12

    Tener mal caracter no es una enfermedad, pero afecta fisicamente.
    Mente sana, cuerpo sano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *