Un nuevo estudio sugiere que una caminata corta puede ayudar a disminuir la cantidad de chocolate y bocadillos que se ingieren durante el trabajo.
Investigadores británicos crearon un ambiente de trabajo simulado para 78 personas que consumían regularmente chocolate pero que durante dos días no lo habían hecho. Luego fueron divididos en cuatro grupos.

Dos de los grupos realizaron una corta caminata de 15 minutos en una cinta de correr y luego fueron dados o bien una tarea fácil o una tarea más difícil que implicaba cierto estrés para completar. Los otros dos grupos debían descansar antes de ser comandados con las tareas.
Todos los participantes tenían un recipiente lleno de chocolates en sus escritorios mientras realizaban sus tareas.

En promedio, aquellos que se habían ejercitado antes de realizar las tareas comieron la mitad de la cantidad de chocolate que aquellos que descansaron antes de realizarlas.
La dificultad de las tareas no afectó la cantidad de chocolate que los participantes consumieron, lo cual sugiere que el estrés no influye en la necesidad de consumir bocadillos dulces.

Según dice el autor líder del estudio, se sabe que ingerir bocadillos altos en calorías, como el chocolate, durante el trabajo puede convertirse en un hábito “inconsciente” y puede derivar al aumento de peso con el tiempo.
Usualmente las personas sienten que estos alimentos dan empujón de energía, o ayudan a manejar el estrés del trabajo, incluso el aburrimiento. Es difícil para las personas rebajar la cantidad de bocadillos diarios, pero este estudio muestra que al realizar una caminata corta, se puede regular la cantidad ingerida a la mitad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *