¿Quiere reducir el riesgo para la osteoporosis? Empiece hoy: Proteja su resistencia ósea y la densidad de sus huesos,  siguiendo estos consejos inteligentes.

 osteoporosis

Hable con su médico acerca de la prevención.
Debido a que cada individuo es diferente, es importante comenzar a hablar con su médico acerca de su riesgo particular para la osteoporosis, tan pronto como sea posible. Los temas que se discutirán giraran sobre lo que necesita para una densitometría ósea, si su historial de salud, así como sus antecedentes familiares, la hacen más propensa a desarrollar osteoporosis, y si algunos de los nuevos medicamentos para la formación de los huesos, podría ser adecuado para usted.

Ejercicio.
Al mover los músculos y, por extensión, sus huesos, la acción estimula los osteoblastos para crear más hueso. Debido a que esta acción de formación de los huesos disminuye a medida que envejecemos, es fundamental para los niños y jóvenes realizar mucho ejercicio, para tomar ventaja de este proceso. Sin embargo, el ejercicio sigue siendo vital para el mantenimiento de su salud ósea, incluso en años posteriores. Esto se debe, a que la actividad física regular mantiene el tono muscular y la fuerza que rodea los huesos, lo que ayudará a evitar caídas y lesiones que podrían conducir a roturas y fracturas. El realizar ejercicio, como caminar, trotar y aeróbicos de bajo impacto, son muy útiles. Aún mejor, sin embargo, son ejercicios de entrenamiento de fuerza o resistencia, como estocadas, planchas, flexiones y ejercicios que requieren el uso de bandas de resistencia, pesas, pesas libres o máquinas de pesas. Estos tipos de ejercicios ayudan a desarrollar masa muscular magra saludable, que a su vez protege el precioso tejido óseo que se encuentra debajo.

Mantener un peso saludable.
Aunque muchas mujeres creen que no hay tal cosa como “demasiado delgada”, lo hay. Los trastornos alimentarios, enfermedad celíaca, y otros problemas médicos pueden causar la disminución de peso a niveles que no son saludables para los huesos. Si usted tiene bajo peso, considere la posibilidad de hablar con su médico o un dietista registrado acerca de cómo llevar su peso hasta un nivel saludable.

Dejar de fumar.
Podría ser que las personas que fuman, tienen otros factores de riesgo, que los hace más propensos a tener baja densidad ósea, tales como menor peso corporal, el poco ejercicio, o la mala nutrición. También podría ser, que el humo del cigarrillo estimula cambios en algunas hormonas en el cuerpo, que provocan la pérdida de hueso. Además, algunas investigaciones con animales de laboratorio sugieren, que la nicotina puede tener un efecto directo sobre el hueso, es decir, la inhibición de la producción de los osteoblastos del hueso.

Anime a sus seres queridos a dejar de fumar.
Investigadores de Harvard, estudiaron la salud ósea en más de 14.000 personas en China y descubrió que las mujeres no fumadoras que fueron expuestas al humo de segunda mano, eran tres veces más propensas a desarrollar osteoporosis que las mujeres que no tenían ninguna exposición al humo. La teoría es, que el humo del cigarrillo puede afectar los niveles de estrógeno, una hormona que regula el recambio óseo. Si no puede persuadir a los fumadores en su vida para dejar el hábito, trate de establecer reglas en su casa que reduzcan al mínimo su exposición, tales como fumar al aire libre únicamente o por una ventana abierta.

Beba alcohol sólo con moderación.
Beber alcohol en exceso es sin duda perjudicial para los huesos. Los grandes bebedores son más propensos a la pérdida ósea y las caídas accidentales, que puede dar lugar a fracturas. En un estudio de cientos de mujeres de 65 a 77 años, los investigadores descubrieron, que las mujeres que no beben alcohol en absoluto tienen menor densidad de los huesos. La densidad ósea fue mayor, en las mujeres que bebieron de dos a cuatro bebidas alcohólicas por semana (no día por!). Las mujeres que bebían más de cuatro bebidas alcohólicas por semana, tenían una menor densidad mineral ósea total (aunque sigue siendo mayor que los no bebedores). Los científicos creen que pequeñas cantidades de alcohol pueden reducir la pérdida de hueso, tal vez por los crecientes niveles de estrógeno.

Evite subir y bajar de peso.
A pesar, de que las mujeres delgadas son generalmente más susceptibles a la osteoporosis que las mujeres con sobrepeso, las mujeres que hacen dieta crónicamente, también pueden tener mayor riesgo de debilidad de los huesos, independientemente de cuánto pesan. Los estudios sugieren, que la cantidad años que se realiza una dieta, puede tener un efecto negativo acumulativo sobre la salud de los huesos: Algunas mujeres comen tan mal, que no han tomado los nutrientes necesarios para construir o mantener fortaleza en los huesos.

2 comentarios

  1. MARIA C GONZALEZ

    21 Agosto, 2013 a 6:10

    Que buenos articulos son muy utiles
    gracias

  2. Están muy bien. Gracias mil!!

    9 Octubre, 2013 a 18:13

    Lee estos artículos. Son estupendos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *