Hace un par de años, en Estados Unidos, se comenzó a realizar una serie de anuncios publicitarios en televisión que hacían referencia a drogas para el tratamiento de lo que se mostraba como un nuevo padecimiento: el síndrome de las piernas inquietas.

561bafdddb

La mayoría de los televidentes sufría de los síntomas que se explicitaban pero no entendía demasiado acerca de ello, aunque el movimiento constante en las piernas era frecuente en ellos.

Como no se pudo demostrar fehacientemente como enfermedad, fue añadida a la familia de los trastornos debatidos, como la fibromialgia y el síndrome de hiperactividad.

Pese a las dudas de muchos, que piensan que es una nueva forma de vender fármacos, el Síndrome de las Piernas Inquietas fue nombrado oficialmente por primera vez en la medicina en 1945.
La industria farmacéutica recién le prestó atención en Estados Unidos en 2003.

En 2005 fue aprobada Requip, y en el año siguiente, Mirapex, una droga similar.

La aprobación de nuevos medicamentos trajo como consecuencia una masiva campaña publicitaria sobre este síndrome y sus nuevas opciones de tratamiento. Lo que trajo aparejado el hecho de que muchos desconfiaran y vieran un fin económico como excusa para vender drogas, causando un efecto negativo en la población.
En el año 2006,  dos científicos de Dartmouth College divulgaron un artículo en el que denunciaban la publicidad del síndrome de piernas cansadas, afirmando que el trastorno de la prevalencia, y la necesidad de ser tratado con fármacos era con frecuencia exagerado.

Pese a la desconfianza, investigadores sostienen que las estadísticas indican que el síndrome afecta al 10% de la población adulta.

Aunque han reconocido que hay una gran diversidad de casos, no todos presentan las mismas condiciones ni son necesarios los medicamentos.

Existen personas que pueden controlar sus síntomas modificando sus hábitos y estilo de vida. Así como no es conveniente exagerar en su necesidad, tampoco lo es restarle la importancia que se merece.

1 comentario

  1. Tonylega

    5 Febrero, 2012 a 6:26

    yo padesco de piernas cansadas, pero me dieron mirepex, me senti muy bien, pero despues tome la clorofila y esa due la solucion deje el medicamento y la clorofila me desentoxico las selulas que estaban danadas, asi que sigo consumiendo clorofina ,,,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *