Los principales animales que pueden producir alergias, son los animales domésticos, siendo los mayores involucrados, el gato y el perro. Los síntomas principales, surgen al entrar en contacto con las escamas y el pelo de la piel de algunos animales, los síntomas suelen ser: irritación de los ojos y lagrimeo, dificultad respiratoria, asma o rinitis.

Determinadas proteínas de los animales que se encuentran presentes en la orina de un animal, en la caspa de la piel, o en la saliva pueden ser alergénicas para el ser humano, estas se suelen desprender de la piel del animal o se desecan y pulverizan y son transportadas por el aire en forma de partículas de polvo muy pequeñas, y estas se transportan en forma de polvo y van contaminando el interior de los hogares y es aquí cuando el hombre entra en contacto con ellas surgiendo una reacción alérgica.

Al ser llevados por el aire,  pueden contactar con las vías respiratorias o la superficie de los ojos, provocando síntomas alérgicos. La piel  puede también reaccionar en forma directa con alergia, manifestándose a través de la aparición de ronchas y picazón al contacto con estos alérgenos, principalmente, los que se encuentran en la saliva de estos animales.
Los síntomas más frecuentes son conjuntivitis, con enrojecimiento, ojos llorosos y picor de ojos, y rinitis, con bloqueo nasal, estornudos, moco líquido y comezón nasal, pero pueden surgir otras reacciones más severas, como la tos y flemas, el asma, con la dificultad para respirar, así como urticaria,  hinchazón de diversas partes del cuerpo, prurito generalizado o dermatitis por contacto. Pueden existir algunas ocasiones, en las cuales los síntomas pueden ser tardíos, dándose a conocer, doce horas después de estar en contacto con el alérgeno, pero lo más común, es que los síntomas ocurran a los pocos minutos de entrar en contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *