El ser humano es diferente al resto de seres del universo creado, incluso, es diferente de los animales. El hombre tiene conciencia de sí mismo, es decir, tiene la capacidad de reflexionar y de pensar en qué es aquello que le pasa, incluso, es consciente de su propia muerte. En definitiva, el ser humano es un ser emocional que experimenta emociones y sentimientos de diverso grado y de muchos matices diferentes.

angustia

Pero en ciertos momentos, la unión entre cuerpo y mente es tan íntima que no es fácil distinguir cuando un síntoma mostrado en el plano corporal tiene su origen en el plano anímico. Así sucede, por ejemplo, en el caso de la angustia. ¿Qué síntomas experimentan aquellas personas que padecen angustia?

Los expertos enumeran un número muy amplio de factores que pueden afectar a una persona que siente angustia ante una situación en concreto. Entre las más habituales destacan:

  1. Alguien que experimenta angustia tiene un sentimiento de aprensión y de miedo. Es decir, siente la intranquilidad de ser consciente de que está en peligro (aunque se trata de un peligro que no es real sino emocional).
  2. Por otra parte, quien padece angustia también siente un nerviosismo que en ciertos momentos le resulta inexplicable. Incluso puede llegar a sentir palpitaciones más fuertes en el pecho como consecuencia de la intensidad de la emoción.
  3. La angustia también puede manifestarse a través del sueño mediante las pesadillas o también mediante el insomnio. Es decir, la angustia impide el descanso pleno que es necesario para hacer frente a la rutina diaria.
  4. A nivel físico, la boca seca, las manos húmedas, dificultades para la concentración o la sensación de tener un nudo en el estómago son otros de los síntomas que padece una persona afectada de angustia.

Todos estos síntomas se muestran a nivel físico, sin embargo su causa es puramente emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *