Hace unos días, como medida para reducir el consumo del tabaco, se han puesto imágenes desagradables en las cajas de tabaco, imágenes que desmotivarían al fumador para ayudarle a dejar de fumar. Pero lo hecho es que estas desagradables imágenes no serán suficientes para dejar de fumar, aunque se sumen a otras medidas como el dejar de fumar en espacios públicos.

nuevas-cajetillas-tabaco-deberan-llevar-fotografias-disuadir-habito-fumar

Un estudio de investigadores del Grupo de Investigación Neurodinámica y Psicología Clínica del Departamento de Psicología de la Universitat de las Illes Balears y Granada ha analizado el impacto de estas imágenes y han llegado a la conclusión de que no le las considera impactantes, pero mucho menos lo son para los grupos de más riesgo, los que podrán empezar a consumir, entre los 13 y los 17 años. Sí es cierto que afectan más a las mujeres que a los hombres este tipo de imágenes. Y aunque las fotografías más desagradables suponen otra razón para dejar de fumar, no es suficiente, no es una medida que vaya a mover a dejar de fumar más que otras.

De las 29 imágenes que se utilizan, seis fueron las que se consideraron como positivas para dejar de fumar, sobre todo en personas mayores de edad. Y aunque se deben potenciar las imágenes más desagradables hay que estudiar el impacto según cuestiones como el género, edad y hábito de consumo.

La mejor forma de dejar de fumar es querer hacerlo y tomar las medidas que se consideren oportunas, pero sobre todo la fuerza de voluntad es la medida principal para dejar de fumar, sin ella da igual que pongan mil imágenes desagradables o fotografías personalizadas de la propia persona afectada, hay que concienciar y dar herramientas positivas para dejar de fumar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *