Muchas personas tienen problemas cuando se trata de utilizar la memoria y no necesariamente porque exista alguna disfunción.  Es cierto que cierto grado de nuestro desarrollo de la memoria depende de nuestra salud y la vitalidad de nuestro cerebro. Pero esta es simplemente otra capacidad de nuestro cerebro que, como todas las demás, debe entrenarse para ser mejorada.

jovenes-alegres-pandilla-de-amigos-de-clase-alumnos

Cuando tenemos claridad mental, toda la vida es más fácil. Somos más productivos, las relaciones sociales que mantenemos mejoran, y somos sencillamente más felices.

Los seres humanos somos una especie altamente social. No hemos sido diseñados para ermitar, vivir en soledad, aislados de todos (aunque algunas personas adopten esas prácticas). De hecho, interactuar con otra gente es la mejor manera de ejercitar nuestro cerebro.

Investigaciones demuestran que mantener relaciones sociales significativas y un sistema de apoyo muy fuerte son puntos vitales no solo para la salud emocional, sino también para la de nuestro cerebro. En un estudio reciente en una universidad de Estados Unidos, los investigadores hallaron que las personas que tenían una vida social más activa, tenía las menores tasas de descenso de la memoria.

Existen muchas maneras para empezar a tomar ventajas sobre los beneficios que la sociabilización le otorga a nuestro cerebro y el impulso del desarrollo de la memoria. Tomar parte de actividades como servicios voluntarios, unirse a algún club, reunirse más frecuentemente con amigos, o incluso entablar conversaciones telefónicas más seguido, pueden colaborar con el desarrollo del cerebro que luego nos llevará a tener mejores habilidades mnemotécnicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *