Si bien obtener la cantidad adecuada de selenio en la dieta puede aumentar la función inmune y reducir el riesgo de muerte, se puede llegar a estar excedido de algo bueno. Niveles superiores a los normales de selenio pueden contribuir al desarrollo de diabetes tipo 2, la pérdida del cabello y ciertos tipos de cáncer, según se halló en una nueva revisión de la evidencia.

Existe una relación en forma de U entre la ingesta de selenio y la salud. Como la ingesta de selenio aumenta desde un valor bajo, la salud mejora hasta alcanzar la parte inferior de la curva en forma de U, pero luego efectos adversos – o incluso tóxicos – comienzan a verse.

El selenio es un mineral que se encuentra en una variedad de alimentos. La cantidad de selenio en los alimentos depende en gran medida del lugar donde se vive, ya que el contenido de selenio en el suelo varía. El selenio entra en la cadena alimentaria a través de las plantas. Y, cuando los animales consumen las plantas, también consumen selenio.

Las recomendaciones de ingesta diaria promedio de selenio son de 60 microgramos por día para los hombres y 53 microgramos por día para las mujeres, de acuerdo con la investigación.

Existe evidencia de que los niveles de selenio pueden afectar positivamente la función del sistema inmunológico, y juega un papel importante en la función cerebral.
Sin embargo, los niveles más altos de selenio no vienen sin riesgo. Las personas con los más altos niveles de ingesta de selenio pueden tener un riesgo mayor de diabetes tipo 2, cáncer de piel, caída del cabello y erupciones en la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *