Algunas verduras y hortalizas como las espinacas, las hojas de remolacha, el perejil, el apio y frutas como la fresa y la frambuesa, incluso el cacao o el té tienen propiedades nutricionales excelentes con vitaminas y antioxidantes pero también poseen una sustancia, el ácido oxálico y sus sales, que precipita parte del calcio que tomamos con la dieta, con lo que disminuye su absorción por el organismo.

vegetales-bloqueantes

Esto no conlleva ningún riesgo para la salud humana, pero conviene saberlo y no abusar de estos alimentos sin compensar con mayores ingestas de alimentos que aporten calcio como la leche, el yogur o el queso.

Los cereales, leguminosas y semillas oleaginosas poseen unas sustancias llamadas ácido fítico y fitasa que dificultan la absorción del calcio, cobre, zinc, magnesio y hierro por la mucosa del intestino, la fibra dietética tiene el mismo efecto.

Otros vegetales de la familia de las crucíferas como la mostaza verde, los nabos, los rábanos, las coles, el brécol y las semillas del aceite de colza, poseen unas sustancias llamadas glucosinolatos que son capaces de originar isocianatos, los cuales interfieren con el metabolismo del yodo de la dieta pudiendo ocasionar la enfermedad del bocio si se abusa de ellos y no se compensa con ingesta de otros alimentos que aporten yodo, como el pescado.

El sistema digestivo posee igualmente sustancias como la tripsina que rompen las cadenas de proteínas de la dieta en eslabones llamados aminoácidos, aptos para su absorción y paso a la sangre.

La soya, las alubias, los guisantes, las lentejas, las habas, etc., poseen un factor antitripsina que impide la absorción de los aminoácidos de las proteínas de la dieta. Pero esta sustancia se inactiva cuando estos alimentos se calientan. Los especialistas recomiendan una nutrición sana y equilibrada, teniendo en cuenta la combinación justa entre los alimentos y sus nutrientes.

Autor: Dra. Ana María Roca Ruiz

  • El sueño, la dieta y la salud

    El sueño es esencial para la salud y el bienestar general – como lo es la comida. Un estud…
  • Son todas las calorías iguales

    Cualquiera que haya intentado perder peso sabe que la fórmula básica se inicia con recorta…
  • Desayuno rapido y saludable

    El desayuno es la comida más importante del día, pero por las responsabilidades y los tiem…

3 comentarios

  1. Carlos Rivera

    30 marzo, 2012 a 19:13

    supongo, que en el caso de los celíacos como yo, a mi dificultad de absorber bien los nutrientes, se añadiría la propia de los que citas.

    gracias, un saludo afectuoso

  2. Fuaaa

    31 marzo, 2012 a 8:38

    lo siento, pero no estoy de acuerdo con el primer parrafo. la leche, el yogur o el queso son alimentos acidos que favorecen la salida de calcio del hueso hacia el torrente sanguineo. el calcio de estos alimentos apenas se absorbe. Prueba de ello la tenemos en que la osteoporosis en una enfermedad del mundo occidental, en cambio en oriente, donde no se bebe leche, no existe. y por no ablar de los antibioticos, ormonas y demas que les dan a las vacas. a parte la lactosa y la caseina, que estan siempre presentes, son dificilisimas de digerir para nuestro organismo.

  3. Excéptico

    18 abril, 2012 a 12:15

    Sobre este último comentario, acerca de la asimilación del calcio en los alimentos derivados de la leche, me gustaría que se aportase más información. Me ha resultado interesante, pues no es la primera vez que escucho esto y me gustaría aclarar este tema, pues me resulta un tanto extraño que se afirme que los lácteos perjudican a nuestro sistema óseo.
    Por otro lado me gustaría hacer notar que en algunas regiones de oriente sí se bebe leche. Como en La India, donde es un alimento sagrado (tanto la leche como otros lácteos) y es, de hecho, uno de los países com mayor producción de estos alimentos. ¿Hay casos de osteoporosis en La India? Sería un dato interesante.
    Y de todos modos, me resulta frívolo, o demasiado simplista, querer hacer notar que la diferencia entre oriente y occidente, y por tanto causa de la osteoporosis, es la ingesta de lácteos. Tengo la certeza de que existen muchas más diferencias entre las culturas orientales y las occidentales que la ingesta de lácteos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *