La mente no puede centrarse en varias cosas a la vez. Aprovechando esta definición, puedes probar a paliar el dolor, ya sea dolor crónico o de otra naturaleza, con técnicas de distracción.

dolor-tecnicas

Se trata de distraerse con una idea u objeto neutro. Por ejemplo, debido a la atención en la competición, muchos atletas no han sido conscientes de tener una lesión hasta después de finalizada la prueba.

  • Focalizar Escoger algún objeto del entorno para mirarlo detenidamente y de forma consciente, escuchar música, centrarse en un diálogo radiofónico con gran intensidad, etc…

 

  • Ritmo y repetición. Practicar una actividad rítmica puede ayudar: seguir el ritmo con las manos o con las piernas, cantar una canción favorita, etc… constituyen una estrategia de distracción por la que el dolor pase a segundo plano.

 

  • Ejercicios mentales. Prueba a desafiar tu mente recitando un poema favorito o una lista de las capitales del mundo o de localidades de tu región, etc…

 

  • Imágenes mentales. Imagina que tu dolor es parte de un proceso que beneficia a otra persona. Por ejemplo un rescate o una situación de riesgo. También puedes escoger pensar que todo pasa y tu dolor solo será un recuerdo que pasará como el aire.

 

  • Recreación. Crea en tu mente una escena relajante y agradable. Puedes imaginarte en la playa, experimentando las sensaciones de la brisa y el calor del sol. Procura incluir muchos detalles, como el color de la arena, que es cambiante si está húmeda o seca, o las huellas que dejan tus pies en ella, su forma y profundidad, etc…

 

  • Transformación. Céntrate en la sensación más intensa de tu dolor, y utiliza la técnica de visualización para observar cómo se va suavizando, cómo se disuelve en el aire o en un medio líquido muy lentamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *