Ejercicios para sintonizar con la respiración, con el propósito de alcanzar una relajación adecuada en los momentos en que se necesite o cuando el estrés alcance cotas excesivas.

relax

Respiración y emociones

La focalización de la mente en la respiración propia constituye un método extraordinario para apaciguar los estados de alteración y relajarse. La respiración refleja nuestras emociones. Cuando estamos asombrados acentuamos la exhalación, o suspiramos debido a la tristeza; de igual forma soplamos cuando sentimos alivio o nos quedamos sin respiración cuando tenemos miedo.

 

Sintonizar con la entrada y salida del aire

Por consiguiente, podemos conseguir cierto efecto en la mente, variando nuestra respiración. Modificarla cambia nuestra atención y nuestros sentimientos. El ritmo respiratorio se redirige, haciendo lo propio con las emociones.

Generalmente nuestra respiración nos pasa desapercibida. Simplemente la damos por hecho. Pero no siempre es correcta ni completa y puede que no seamos conscientes de ello.

Centrarse en la respiración también tiene la ventaja de hacernos conscientes de nuestro estado anímico, si ésta es pausada, más rapida o entrecortada… De este modo tenemos una base de la que partir para comenzar la transformación.

 

Respiración tranquilizadora

Mediante la repetición de este ejercicio podemos lograr con el tiempo que se convierta en una técnica que se presente en nuestra ayuda de forma automática.

Realiza la inspiración despacio contando hasta tres y después la expiración muy lentamente.

Imagina que el aire entra desde las plantas de los piés y siente cómo se desplaza al expulsarlo, descendiendo de nuevo hasta las piernas.

Deja que tus mejillas, mandíbula, lengua y músculos de la espalda se relajen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *