Nadie duda de que los avances tecnológicos, en la mayoría de los casos, hacen la vida más cómoda y placentera. Sin embargo, en algunos casos la tecnología puede convertirse en el motivo de enfermedades de tipo psicológico. Esto es, justamente, lo que sucede en los casos de tecnofilia. La tecnofilia es una de las adicciones del siglo XXI que se caracteriza por la tendencia a depender exclusivamente de los avances tecnológicos para llevar una vida satisfactoria.

tecnofilia

Las personas que sufren de tecnofilia tienen un interés inusitadamente grande por los nuevos avances en tecnología y poseen una dependencia mental hacia casi cualquier tipo de máquina. Cuando el interés por la tecnología lleva al aislamiento social y a problemas psicológicos (depresión y ansiedad) hablamos de un caso de tecnofilia.

Las personas que pueden verse más perjudicados por las adicciones a elementos como la tecnología son los jóvenes. Los jóvenes y adolescentes que sufren de tecnofilia, por lo demás, muestran una mayor tendencia a la introversión.

 

La tecnofilia no solo se produce como una adicción a la informática y a los avances en computación, sino que también se manifiesta como una inclinación a seguir los últimos desarrollos y lanzamientos en telefonía celular y otras tecnologías actuales. Las personas con tecnofilia, además, privilegian los contactos virtuales por sobre el contacto cara a cara. Algunos de los rasgos psicológicos que caracterizan a las personas con tecnofilia son una sensación de inseguridad y el fracaso escolar. Hay quienes pueden mostrar agresividad y falta de empatía con los problemas ajenos. La clave para la rehabilitación de los jóvenes y adolescentes que sufren de esta clase de adicciones está en la detección temprana y el apoyo por parte de la familia. El pronóstico para estos casos, en general, es favorable e incluye psicoterapia.

1 comentario

  1. farmacia online

    1 septiembre, 2011 a 19:09

    es muy importante que eduquemos a nuestros hijos aciéndoles ver que la tecnología es un medio y no un fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *