Un tensiómetro en casa es un instrumento necesario sobre todo cuando hay alguna persona que padece de altas y bajas de presión o una presión fuera de lo normal, para ir controlando diariamente la presión. Y mucho más importante es en personas que tienen un mal mayor.

Estos aparatos ejercen presión en el brazo mediante fuerza mecánica, lo que hace que por medio de él conozcamos la presión arterial de la persona. Es imprescindible para controlar la tensión todos los días sin agitaciones ni desplazamientos.

Hay quien dice que los tensiómetros de casa son menos fiables que los del médico, lo cual no es cierto si compras un buen aparato, y en todo caso siempre son una ayuda para conocer la situación actual. En caso de que la tensión sea demasiado alta o baja se conocerá al momento, lo que influirá en la decisión o no de ir al médico. También sirve para comunicar en la visita médica los cambios de tensión que se han sucedido a lo largo de los días anteriores para ver la evolución.

Controlar la tensión es importante ya que tanto si es baja como si es alta puede dar lugar a muchos problemas de salud, incluso llegando a infartos que puedan llevar a la muerte.

Desde 30 euros puedes tener tu propio tensiómetro en casa. Es importante elegir un buen tensiómetro sin escatimar en gastos, ya que se trata de nuestra salud e incluso de nuestra vida. Hay tensiómetros más completos y más básicos, elige el que mejor te convenga. Puedes encontrarlo incluso en farmacias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *