Según dijeron investigadores del Weill Cornell Medical College, Baylor College of Medicine y Stony Brook University Medical Center, un cóctel de tres genes específicos podría reprogramar células de las cicatrices causadas por ataques al corazón a células musculares en funcionamiento, y la adición de un gen que estimula el crecimiento de los vasos sanguíneos aumentaría el efecto.

tejido

 

La idea de reprogramar tejido cicatrizal en el músculo cardíaco en tejido funcional del corazón es emocionante. La teoría es que si se tiene un ataque de corazón mayor, el médico puede inyectar estos tres genes en el tejido de la cicatriz durante la cirugía y cambiarlo de nuevo a tejido muscular funcional del corazón. Estos estudios en animales, mostraron que el efecto incluso se potencia cuando se combina con el gen VEGF.
Este experimento es la prueba de un principio. Ahora, los investigadores deben ir más allá para entender la actividad de estos genes y determinar si son eficaces en corazones de mayor tamaño.

Durante un ataque al corazón, el suministro de sangre al órgano se ve interrumpido, resultando en la muerte del músculo cardíaco. El daño deja una cicatriz y un corazón muy debilitado. Con el tiempo, la mayoría de las personas que han tenido ataques cardíacos graves desarrollan insuficiencia cardíaca. Cambiar la cicatriz por músculo cardíaco fortalece el corazón.

La idea comenzó con la noción de células madre pluripotentes inducidas – reprogramación de células especializadas maduras en células madre que son inmaduras y pueden diferenciarse en diferentes células específicas que se necesitan en el cuerpo. Sin embargo, el uso de células madre pluripotentes tiene el potencial de causar tumores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *