Por primera vez en el mundo, se han comparado los dos métodos que se utilizan normalmente para la detección precoz del cáncer de colón, la prueba de sangre oculta en heces y la colonoscopía, certificando los resultados de este estudio, el éxito de estos test no invasivos, tanto en la detección del cáncer como las lesiones precursoras del mismo, los pólipos.

cancercolon

La investigación que ha evaluado el impacto de ambas estrategias sobre la mortalidad causada por este cáncer se ha llevado a cabo en España sobre una muestra de 60.000 personas, y ha estado coordinado desde el Hospital Universitario de Canarias (Tenerife) y Hospital Clínic de Barcelona.

Mediante un diseño pragmático, en el que se adjudicaba de forma aleatoria a todos los participantes en el estudio una de las dos pruebas de detección precoz con el fin de valorar cuál es la que se acepta mejor y con la que se obtiene un mayor rendimiento, la investigación concluye lo siguiente: la participación es superior en la prueba de sangre oculta en heces (34%) que en la colonoscopía (25%). Además, 1.600 personas solicitaron cambiar la colonoscopía -exploración que debe efectuarse cada 10 años- por el test de detección de sangre oculta en heces –prueba no invasiva y que se realiza cada 2 años-. Más importante aún, el número de cánceres detectados con ambos métodos fue idéntico, hallándose la mayoría en una fase inicial de su desarrollo. Por último, las complicaciones que se observaron fueron mínimas en ambos grupos, aunque inferiores con la prueba de sangre oculta en heces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *