La cirugía realizada para remover toda o una parte de una glándula tiroidea agrandada, conocida como tiroidectomía, parece reducir los ronquidos y otros síntomas relacionados con la apnea obstructiva de sueño, según un estudio reciente.

Tiroidectomia

Investigadores compararon los síntomas en pacientes con apnea obstructiva de sueño antes y ocho semanas después de haber sido sometidos a una tiroidectomía. Los síntomas de la apnea obstructiva de sueño incluyen ronquidos, respiración entrecortada durante el sueño y cansancio y somnolencia excesiva durante el día.

Luego de la cirugía, las puntuaciones de los síntomas mejoraron dramáticamente y muchos menos pacientes (51 por ciento contra el 71 por ciento) eran considerados estar en alto riesgo debido a la apnea obstructiva de sueño.
Esta condición es obviamente un problema complejo con un gran número de causas, pero los investigadores hallaron alentador que una tiroidectomía sola pueda proveer mejoras significativas en alrededor de un tercio de los pacientes que la padecen, sin importar el tamaño de la glándula.

Basándose en estos hallazgos, los investigadores sugirieron que los profesionales de la salud deberían chequear la existencia o no de una glándula tiroidea agrandada cuando se evalúa a los pacientes por la apnea obstructiva de sueño.
Esta enfermedad, donde las vías aéreas de quien la padece se vuelven más angostas o bloqueadas durante el sueño, afecta alrededor de un 20 por ciento de la población y puede aumentar seriamente los riesgos de muerte de una persona si permanece sin tratamiento. Por lo cual es importante saber que pueden existir tratamientos que ayuden a mejorar las condiciones de dichos pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *