Las ensaladas son platos que se asocian al verano por ser frescas. Pero durante el invierno se puede también comer ensaladas templadas.

Las ventajas de las ensaladas templadas durante el invierno son:

-es una buena forma de consumir verduras o hortalizas

-se puede mezclar alimentos crudos y cocidos

-favorece la reducción de peso por lo que ayuda a quienes están a dieta

-ayuda a mantener una buena nutrición ya que se combinan diferentes alimentos como carnes, legumbres, verduras y hortalizas, arroz, pescados y mariscos, hongos etc.

-ayudan a cuidar su salud en general por los nutrientes que aportan

-se preparan rápidamente y son deliciosas

-es una buena forma de que los niños consuman verduras

-son fáciles de digerir por lo que es ideal para personas con problemas digestivos

 

Si se está siguiendo una dieta para adelgazar durante el invierno se puede preparar un menú que incluya una sopa y una ensalada templada, lo que permitirá cuidarse y no consumir demasiadas calorías.

Hay gran cantidad de recetas para elaborar ensaladas templadas con toda clase de productos.

Realmente vale la pena comer ensaladas templadas ya que no nos dará frio porque estarán levemente tibias o una temperatura ambiente por lo que es ideal para el invierno.

Si se tiene poco tiempo para elaborar comida casera es realmente una gran opción preparar las ensaladas templadas durante la época de frio.

Hay que animarse a comer ensaladas templadas en el invierno ya que son ricas y saludables.

ensaladas

Ensalada templada de calabacín y jamón dulce

 

Ingredientes: 1 calabacín, jamón dulce, tomate, lechuga romana, reducción de vinagre balsámico, aceite de oliva virgen extra y sal.

Cortamos el calabacín en láminas de 0,5 cm de espesor y las asamos en una parrilla. Mientras, cortamos las hojas de lechuga romana en juliana y las depositamos en un bol.

Cortamos el tomate en cubos y las lonchas de jamón en tiras. Reservamos.

Para montar la ensalada, sobre la lechuga ponemos el calabacín asado y luego, los tomates y las tiras de jamón. Por último, rociamos con aceite de oliva virgen extra, la sal y la reducción de vinagre balsámico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *