Según estudios recientes hechos en Estados Unidos, la Tomografía Computada (TC) espiral es más eficiente que la radiografía de torax en la detección del cáncer de pulmón. Para ello, los expertos realizaron un estudio con 53 fumadores y ex fumadores.

tac

Además, el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unido afirmó que gracias a este tipo de estudio es posible disminuir en un 20% las muertes por cáncer de pulmón provocada por el hábito de fumar.

Por otra parte, la Tomografía Computarizada espiral con bajas dosis de radiación es capaz de detectar el cáncer de pulmón antes de que el tumor comience a expandirse.

Un reconocido oncólogo argentino manifestó al respecto que este estudio es muy positivo pero es aún más importante la prevención de la enfermedad. En ese sentido, señaló que “quizás con el coste de cientos o miles de estas tomografías se puedan elaborar campañas preventivas masivas que tengan un mayor efecto en la población”.

Pero no es el único especialista que no está del todo conforme con este tipo de estudios. Muchos sostienen que la posibilidad de diagnosticar el cáncer de pulmón antes de que empiece a diseminarse disminuiría la prevención, ya que consideran que algunas personas, en vez de cuidarse y abandonar el cigarrillo, optarían por someterse al examen periódicamente.

Uno de los grandes problemas del cáncer de pulmón es que, al no provocar síntomas agudos, el paciente acude al médico cuando la enfermedad ya está muy avanzada. Gracias a la Tomografía Computarizada espiral es posible detectar precozmente la enfermedad y someter al afectado a una operación que podría salvar su vida.

Resulta extraño que varios oncólogos se opongan a este eficaz método de detección del cáncer de pulmón ya que, al igual que las campañas contra el tabaco, los estudios también forman parte de la prevención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *