La tos es la expulsión brusca, forzada y ruidosa del aire contenido en los pulmones. En ocasiones, se presenta sola (tos seca) y en otras junto con catarro (tos catarral). Si bien hoy en día existen numerosos tratamientos farmacológicos para tratarla y aliviar este síntoma molesto, también podemos encontrar variadas plantas que ayudan a tratar la tos.

Algunas combinaciones para tratarla pueden ser: utilizando eucalipto, hirviendo treinta gramos de las hojas de esta planta en un litro de agua, dejándolo reposar tapado quince minutos, luego se filtra y se bebe hasta cuatro tazas por día.

Otra fórmula se prepara con diez gramos de semillas de anís común en un litro de agua y se pone a hervir, logrado su hervor pueden beberse tres tazas diarias solas o endulzadas con miel.

También se puede hacer otra infusión con hojas de malva, en un litro de agua y con treinta gramos de esta, colarla y endulzarla con miel, se pueden beber varias tazas por día.

Para las toses catarrales, se puede triturar en un mortero veinticinco gramos de semillas de algodonero, treinta gramos de azúcar o miel, y veinte gramos de goma arábiga. Agregue agua poco a poco hasta alcanzar los 250 centímetros cúbicos. Cuele y tome una cucharada cada tres horas. Esta última puede administrarse a los niños sin ningún riesgo.

En la tos rebelde se recomienda usar en un vaso, mezclar dos partes de jugo de zanahoria y una de leche, con dos o tres cucharaditas de miel, puede tomarse dos veces al día al levantarse o al acostarse.

Siempre hay que tener en cuenta que si bien estos tratamientos están al alcance de todos, no hay que dejar de concurrir a un médico ante un síntoma como la tos, ya que la misma puede estar presentando una enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *