Dentro de los diagnósticos más recurrentes en las consultas médicas están las enfermedades relacionadas con la glándula tiroides y su causa, se debe al aumento en la ingesta de yodo por parte de la población.

Pese a las muchas afirmaciones que pueden oírse en la calle, aún existe un gran desconocimiento de la importancia de esta glándula y la razón por la cual es necesario cuidar nuestra salud en este aspecto.

¿Qué es la tiroides?

Se trata de una glándula de menos de cinco centímetros de diámetro y que se encuentra en la zona del cuello. Normalmente no se la puede percibir, sin embargo, cuando se agranda, formando una pequeña protuberancia, se la nota fácilmente. A este aumento de la glándula tiroides se lo llama bocio y se lo ha asociado desde hace mucho tiempo con un déficit de yodo en el organismo.

tiroides

La utilidad de la tiroides en el organismo es la secreción de hormonas tiroideas, que son las encargadas de estimular a los tejidos del cuerpo a producir proteínas, y aumentan la cantidad de oxígeno que las células utilizan. En conclusión, si careciéramos de esta glándula, no tendríamos un adecuado desarrollo ni funcionamiento de nuestro organismo.

Las personas más propensas a desarrollar un trastorno de tiroides son las mujeres mayores de 30 años, las mujeres embarazadas o que hayan dado a luz recientemente y personas (hombres y mujeres) con una condición autoinmune como enfermedad de Addison, diabetes tipo 1, anemia perniciosa, artritis, reuma o lupus.

Síntomas de un trastorno de tiroides

Ante un malestar expresado en cansancio constante, intolerancia al frío, depresión, pérdida o aumento rotundo de peso, piel excesivamente seca, caída de cabello, falta de memoria, etc, es muy importante que acudas urgente al médico pues es probable que tu tiroides no esté del todo bien y sólo tratándola podrás recuperar tu estado normal de salud.

Además en caso de que te hayan diagnosticado un trastorno relacionado con la tiroides, te recomiendo que hagas una dieta hipocalórica equilibrada en nutrientes. Es importante que consultes con un nutricionista, quien sabrá decirte, de acuerdo a tus características físicas y al diagnóstico resuelto por tu médico, aquella que más te convenga.

Por supuesto debes tener en cuenta que es importante que evites aquellos alimentos con un elevado contenido en yodo, como: suplementos vitamínicos con yodo, sal yodada o algas rojas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *