Las mujeres, sobre todo en países desarrollados, están sometiéndose más que nunca a cirugías para implantes mamarios; en el año 2010, cerca de 300 mil mujeres estadounidenses optaron por el aumento de pecho. Pero todas aquellas que consideren hacerlo deberían estar alerta de un efecto colateral que puede desanimarlas un poco: la contractura capsular.

implantemamario

La contractura capsular afecta alrededor del 5% de las mujeres con aumento mamario. Esta condición ocurre cuando el tejido cicatricial se desarrolla debajo de la piel localizada alrededor del implante, formando lo que se conoce como un tejido capsular. Esta puede ser una condición dolorosa y embarazosa que causa distorsión y malestar en el pecho. En algunos casos, la contractura capsular puede ser tratada de manera no quirúrgica por un profesional de la salud experimentado, usando una combinación especializada de técnicas de terapia manual, rompiendo el tejido cicatricial y así evitando que la paciente se deba someter a una cirugía correctiva.

Se intenta aconsejar a las mujeres que muestran signos de este problema que busquen la ayuda de profesionales de la salud ni bien la condición es diagnosticada para así poder tener el tratamiento no quirúrgico más eficiente posible. Debido a la naturaleza sensible de la contractura capsular, es importante encontrar un profesional que comprenda adecuadamente la condición.

El tratamiento consta de varias etapas; comienza con una examinación minuciosa para identificar las áreas de contractura. Además, el terapista, en general, trabaja en conjunto con el cirujano para asegurarse que se está haciendo el tratamiento correcto. Es crucial un tratamiento temprano para maximizar la efectividad de la terapia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *