La muy conocida y odiada celulitis es  el acúmulo de tejido adiposo en determinadas zonas del cuerpo, que forma nódulos adiposos de grasa, agua y toxinas, resultado de una alteración de la circulación en la hipodermis.

celul

Se pueden reconocer diferentes fases de evolución, desde las primeras que pueden ser reversibles hasta las últimas que sólo pueden mejorar el estado de la piel, pero no desaparecer por completo.

Los tratamientos que se apliquen, dependerán de la severidad del cuadro, pero los más comunes son aquellos no invasivos en los que se aplican diferentes tópicos que contengan principios activos que actúen sobre los tres componentes involucrados en el desarrollo de la celulitis: la micro circulación, el tejido graso y el tejido conectivo. Estos están realizados a base de diferentes extractos fitoterápicos y otras sustancias activas, entre ellas, algunas vitaminas.

Luego se encuentran los tratamientos orales, desarrollados con los mismos componentes  anteriormente nombrados.

Además, son cada vez más frecuentes los tratamientos alternativos que surgen con rapidez en el mercado, sin que lleguen a ser tan invasivos y peligrosos como una liposucción o algún otro tipo de cirugía estética.

Entre estos se encuentra  la ozonoterapia, la mesoterapia y la electrolipólisis, que si bien, por lo general, se usan métodos inyectables, no son ni tan dolorosas ni tan riesgosas como una cirugía; y posiblemente se obtengan muchos mejores resultados que con los tratamientos tópicos u orales.

Siempre acompañando de una dieta saludable y de algún tipo de ejercicio, esta es una problemática que puede tener solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *