Los esfuerzos agresivos para controlar la presión arterial en personas con diabetes pueden estar conduciendo a excesivos tratamientos con medicamentos para la presión arterial en algunos pacientes, sugiere un nuevo estudio.

Los investigadores examinaron los datos de casi 1 millón de pacientes con diabetes tratados en los centros de salud de Estados Unidos y encontraron que hasta un 82 por ciento estaban recibiendo tratamiento para mantener su presión arterial bajo control.
Sin embargo, más de un 8 por ciento de los pacientes fueron, posiblemente, sobre-tratados para controlar su presión arterial, y un 6 por ciento no estaban siendo tratados de manera tan agresiva como podrían.
Los hallazgos sugieren que el método de control de la presión arterial debe ser examinado de nuevo.

Un enfoque personalizado debería ser posible con la ayuda de registros electrónicos de salud, que pueden combinar información sobre la presión arterial, prescripciones y otros asuntos de salud sobre los riesgos individuales de los pacientes, tales como enfermedades del corazón o problemas de equilibrio.

Tratar apropiadamente la presión arterial en personas con diabetes es muy importante, y un buen control de la presión arterial debería ser la meta para reducir el riesgo de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular y otras afecciones.
Pero un tratamiento de la presión arterial generalizado en todos los pacientes puede resultar en tratamiento excesivo dañando a algunos paciente haciendo que su presión arterial baje demasiado. Los profesionales de la salud tienen que encontrar mejores formas de medir e incentivar la gestión adecuada de la presión sanguínea para asegurarse de que los pacientes que necesitan tratamiento agresivo lo estén recibiendo, y para disminuir la tasa de sobre-tratamiento inapropiado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *