En el cuello se ubican numerosas estructuras y órganos vitales como la laringe, carótidas,  venas yugulares, columna cervical, nervios craneanos, faringe, esófago, tiroides, paratiroides y glándulas salivales. Es por ello que todo traumatismo en este sector puede resultar potencialmente peligroso para la vida de un paciente.

laringe

La laringe es una estructura con fisonomía de tubo recubierta de mucosa que ayuda a respirar y está situada en el cuello; conecta la nariz y la boca con la laringe y el esófago respectivamente, y por ella pasan tanto el aire como los alimentos,  forma parte del aparato digestivo y del respiratorio. En el ser humano mide unos trece centímetros, extendida desde la base del cráneo hasta la 6ª o 7ª vértebra cervical, ubicada delante de la columna vertebral.

Los traumatismos puede ser clasificado en 4 tipos: cerrados (contusión, ahorcadura, estrangulación); abiertos (lesiones por arma de fuego o arma blanca); por aspiración (ingestión de cuerpos extraños);  e iatrogénicos (por procedimientos endoscópicos, intubación, colocación de sondas o catéteres).

El signo más frecuente de lesión laríngea es el enfisema subcutáneo. Otros signos son alteración de la voz, hemoptisis, estridor, disnea, desviación de la tráquea y dolor a la deglución.

Entre los principales métodos diagnósticos, podemos citar al examen físico complementado con radiografías cervicales, radiografías de tórax y el método diagnóstico por elección sería la tomografía axial computada de cuello.

La obstrucción aguda de la vía aérea superior constituye una emergencia médica que requiere una actuación inmediata para prevenir la asfixia, la hipoxia, la muerte o las secuelas neurológicas. El manejo inicial debe ser no solo rápido sino adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *