La ulcera péptica es una enfermedad de origen multifactorial que se caracteriza por la lesión localizada, y en general solitaria de la mucosa del estómago o del duodeno y que se extiende hasta la capa muscular de la mucosa como mínimo. Su prevalencia es elevada.

ucerapeptica

La lesión consiste en la perdida de sustancia localizada de la mucosa y en grado variable, de las restantes capas de la pared gástrica o duodenal. La ulcera gástrica suele ser única, redondeada u oval, aunque puede ser lineal, y su diámetro es en general menor a 3 centímetros. Puede aparecer en cualquier porción del estómago pero se ubica más frecuentemente a lo largo de la curvatura menor.

Las lesiones se clasifican en: erosiones, ulceras agudas y ulceras crónicas.

Entre sus causales, la secreción acida y la actividad péptica del jugo gástrico son importantes desencadenantes, a la vez que factores agresivos exógenos, como la infección por Helicobacter pylori o el tratamiento con AINE, actúan en su producción.

El síntoma más frecuente es el dolor abdominal, y suele haber ardor, dolor corrosivo o sensación de hambre dolorosa. Puede ser acompañado de anorexia, nauseas, vómitos, pérdida de peso, eructos y distensión abdominal.

Su diagnóstico se hace con estudios radiológicos, endoscópicos y analizando la secreción gástrica y la presencia de Helicobacter pylori.

El tratamiento se realiza con antiácidos como bicarbonato sódico, hidróxido de aluminio o magnesio, cimetidina, ranitidina, omeprazol, pantoprazol, entre otros. También debe tratarse la infección por Helicobacter pylori con antibióticos. La cirugía se considera cuando los anteriores medicamentos no resultaron o hay complicaciones como hemorragia o perforación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *